Extremadura subvenciona la compra de muebles

Extremadura subvenciona la compra de muebles en la región con hasta 1.000 euros

“Catalunya pide y Extremadura paga”. Muchos recordarán la frase del expresidente popular de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, al enterarse de que el Ejecutivo autonómico que ahora preside el socialista Guillermo Fernández Vara ha puesto en marcha una nueva línea de subvenciones que, en esta ocasión pretende incentivar la compra de muebles entre los extremeños.

Como lo leen. En su día fue muy criticada la ayuda que Monago se sacó de la manga para las mujeres de más de 75 años que vivieron la posguerra, al considerarla una limosna, una caridad para “calmar conciencias” que suponía apenas 83 céntimos al día y dejaba a muchas mujeres de esa edad sin derecho a ella por no cumplir la letra pequeña de la subvención. Qué dirán ahora del Decreto 205/2016, de 28 de diciembre, por el que se establecen las bases reguladoras del Plan Renove de Mobiliario de Hogar de Extremadura.

El gasto medio por hogar en muebles y artículos mobiliarios ha descendido un 59% a nivel nacional y un 51% en Extremadura

En este plan, Fernández Vara pretende recuperar un sector en extremadura que ha sufrido la crisis desde 2008 con “una de las caídas de consumo más fuertes”. Aunque entre 2007 y 2015, el gasto medio por hogar en muebles y artículos mobiliarios ha descendido un 59% a nivel nacional y un 51% en Extremadura, por tanto por debajo de la media española, la Junta sufragará con entre 200 y 1.000 euros la compra de muebles en establecimientos extremeños adheridos al plan.

Según las bases del decreto, las ayudas están dirigida al consumidor final y supondrá un descuento del 25% del valor de cada mueble para el equipamiento del hogar, impuestos no incluidos, siendo el importe máximo de ayuda de 200 euros por mueble y de 1.000 euros por adquirente en cada convocatoria. Además, el valor total de compra, impuestos no incluidos, debe superar los 300 euros.

Dejan fuera a los modelos de muebles que requieren montaje del comprador, como los de Ikea

Las condiciones para la adquisición de esta ayuda son explícitas y dejan fuera a los modelos de muebles que requieren montaje, como los de Ikea. Tampoco son subvencionables los muebles que se destinen a locales o dependencias dedicadas a la prestación de servicios o actividades empresariales, y también quedan fuera de la ayuda los muebles de jardín, artículos decorativos, espejos, equipamiento textil, colchones y los artículos de iluminación.

Para recibir la ayuda, el comprador debe adquirir muebles destinados al uso doméstico, es decir, los de dormitorio, incluidos los armarios, los muebles de salón y comedor, cocinas, muebles de baño, sofás, recibidores y muebles auxiliares en general. Respecto a los muebles de cocina, computarán a efectos del presente decreto como un único mueble.

Según el decreto, la medida está destinada a incrementar el consumo interno de muebles, con el que “se pretende dinamizar las ventas y ejercer un efecto multiplicador que permita fomentar el crecimiento de la economía regional”.

Fuente: lavanguardia.com

cocinas-modernas